El 10 de mayo es un día para celebrar a nuestras mamás, esas maravillosas mujeres que con base en esfuerzo, cariño y uno que otro regaño nos hicieron aprender las cosas básicas para entender la vida. Es normal acordarnos de algunas madres famosas de la televisión, pero sin duda la que se robó nuestros corazones fue Lois Wilkerson de Malcolm el de en medio.

A lo largo de siete temporadas vimos cómo la mamá de Malcolm utilizó un montón de regaños y métodos extraños para criar a sus hijos que nos hacían pensar que nuestra jefecita no era tan mala a comparación de ella. Sin embargo, –y aunque a veces se pasaba de lanza–, al final de todo logró que sus hijos tomaran el camino del bien tras años tortuosos de pensar que no harían nada de sus vidas.

Es por eso que este 10 de mayo, les daremos algunas razones para demostrar que Lois es la mejor mamá de la televisión, y probablemente la que el mundo necesita en estos momentos: 

Haría lo que fuera (hasta traumarte) para demostrar cuánto te ama

Como toda madre primeriza, Lois no sabía cómo educar siempre a su hijo, Francis, pues siempre lo vio con ojos de amor a pesar que hacía mil cosas para considerarlo un demonio, con todo y esa carita de no rompo un plato. 

Pero todo cambió cuando la señora Wilkerson se dio cuenta que la única manera de proteger a sus hijos era siendo dura, aunque eso dejará a sus retoños traumados de por vida. Aún seguimos lamentando la muerte del señor Peluche 

Nunca le ganarías en una discusión

Parte de lo que hacía a Lois uno de los mejores personajes de Malcolm el de en medio, era que siempre sabía de qué manera voltear las cosas para que la situación estuviera a su favor, y su arma favorita siempre eran las discusiones.

Prácticamente toda la familia y hasta uno que otro fuera de ella recibió una cátedra de cómo ganar una discusión, pues los esfuerzos de todos fueron inútiles, si no pregúntenle a Dewey cómo le fue cuando les reclamó a sus papás por no dejarlo ver la tele en paz, jiar jiar.

Su carácter era lo que salvaba a su familia de no desmoronarse

A pesar de que siempre la veíamos como un ser súper enojón y que prácticamente se la vivía regañando a todo el mundo, si Lois no hubiera tomado esa actitud ante la vida, probablemente los Wilkerson se irían a la borda y eso aplica también podría aplicar para nuestras familias. Aunque también debemos aceptarlo, de repente se le iba la mano con el control de la furia…

Siempre se preocupó los hijos menos preparados.

Lois fue muy clara con sus hijos, sabía que trataba con tres zánganos –y uno más a la distancia–, pero entre ellos había dos con los que estaba tranquila. Es por eso que cuando Reese estaba chafeando con todas sus clases (diciendo la vieja confiable de que el maestro la tenía contra él), la señora Wilkerson al enterarse de que Malcolm lo había ayudado en un examen nos dejó muy claro que sacrificaría al genio con tal de salvar al menos inteligente. Una decisión controversial pero que tiene sentido y que al terminar la serie le funcionó. 

Siempre se rifó para darle lo mejor a sus hijos

Sabemos que Lois tenía un carácter súper explosivo, pero si algo nos ha quedado muy claro es que más allá de esos gritos todo lo que hizo fue por lograr que su familia estuviera bien. Desde hacer tunos dobles en el Lucky Aide hasta vender sus propias cosas, nada era imposible para ella, aunque fuera aventarse un concurso parada por un montón de horas con tal de ganar una camioneta para todos ellos.

Siempre querrá verte feliz (aunque eso impliqué hacer cosas que no estén bien)

Quizá el mayor ejemplo de que amaba a sus hijos como a nadie, fue cuando le rompieron el corazón a Reeese con ese bello cerdito llamado CindyAl ver que su hijo estaba por la calle de la amargura y que en la escuela nadie hacía nada, Lois decidió vengarse ella misma de todas las chicas que lo molestaron –incluyendo a Emma Stone, jiar jiar–.

Aunque fue bastante entretenido ver como la señora Wilkerson –al más puro estilo de Reese– se deshacía cruelmente de las personas que le habían hecho daño a su segundo hijo, después de todo se dio cuenta que lo único que Reese necesitaba era alguien que lo apapachara en ese momento.

También le entraba a los deportes

Cuando éramos niños, casi siempre a la hora de querer echar cascarita o practicar otro deporte, nuestros papás eran los que se rifaban esa misión. Sin embargo en la familia de Malcolm el de enmedio, la que le entraba a todas estas actividades físicas era Lois.

Y así lo demostró cuando se anotó con Craig y Malcolm para representar al Lucky Aide en el equipo de softball. A pesar de que su hijo pensaba que su madre no daba una con la pelota, Lois le demostró que sabía muchas más cosas que él, como llegar con los tacos por delante procurar hacerlo con el talón. ¿Hay algo que no hiciera esta mujer?

Detrás de esa mujer dura, se escondía una persona sensible y talentosa que de repente salía

Hay quien llega a pensar que su mamá los odia, pero también debemos entender que muchas veces las circunstancias han hecho que cambien un poco su actitud ante la vida. Siempre nos mostraron a Lois como una mujer demasiado fuerte y que parecía que se divertía haciéndole la vida de cuadritos a sus hijos. 

Pero a pesar de eso –y muy de repente–, nos demostraba toda la sensibilidad que tenía guardada, así como con uno que otro talento. El ejemplo claro fue cuando entró al concurso Señora Tres Condados, que más allá de intentar ganar con su belleza, decidió dejar a todos con el ojo cuadrado gracias a su habilidad para silbar que conmovió hasta a Reese. 

Dejaba grandes lecciones a sus hijos

Muchos pensarán que tenía un corazón de piedra, pero en realidad y bajita la mano le enseñó a sus hijos que los sentimientos son importantes, sobre todo los ajenos. Sabemos que en la época de juventud a muchos no les importa herir a los demás, pero la más grande enseñanza de Lois fue que los corazones de los demás son valiosos, y debemos cuidarlos como si fueran los nuestros. 

Lois nunca dejaría que desperdicies tu vida…

Durante todas las temporadas, pero sobre todo la última nos dimos cuenta que todos los planes y esperanzas de una vida mejor para los Wilkerson estaban fijados en Malcolm, el mero mero genio de la familia.

Cuando se le ocurrió al buen Malcolm tomar un empleo que seguramente lo haría millonario, Lois decidió sabotear todo para darle una gran lección a su hijo: el dinero no es lo más importante en esta vida. Aunque se armó una enorme discusión, Hal y Lois le hicieron ver que los planes para él eran ir a Harvard, trabajar duro y llegar a ser presidente de los Estados Unidos. 

Y aunque ser multimillonario probablemente lo hubiera ayudado a llegar a ese puesto (cof cof, Donald Trump), Lois quería que su hijo supiera el esfuerzo que implica el éxito y al final lo consiguió…

Pero a pesar de todos los regaños y castigos a los que fueron sometidos Francis, Reese, Malcolm, Dewey y Jamie durante tantos años, siempre defendieron en todo momento a su mamá cuando alguien la llamaba loca, así como lo hicieron en aquel épico capítulo donde se agarraron a catorrazos con tal de defender el honor de Lois. 

Por: Sopitas.com

0
Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *